Tiger Woods y su regreso a los triunfos: “Nunca me fui”

A pesar de haber enfrentado problemas en su vida privada e inconsistencias dentro de la cancha en temporadas anteriores, Tiger Woods sigue demostrando su categoría al sumar nuevos triunfos en el PGA Tour.

El estadounidense obtuvo su primer título desde julio de 2012 el lunes en el Farmers Insurance Open, victoria que provocó que un periodista le consultara al número dos del mundo si estaba de regreso en las primeras planas del golf mundial.

“Nunca me fui”, fue la respuesta escueta y sencilla de Woods al reportero.

Si bien Woods no ha ganado un major desde el US Open 2008, sequía que hace que muchos consideren que no es el mismo de antes, los resultados a partir de 2012 indican que el norteamericano parece encaminado a disputar palmo a palmo el primer lugar del ranking mundial junto al norirlandés Rory McIlroy.

Aunque completó una mediocre ronda final en Torrey Pines, el dominio del estadounidense en las primeras tres vueltas le bastó para conseguir un categórico triunfo en una de sus canchas preferidas del circuito. Esta actuación parece confirmar que la máxima figura del golf nunca perdió su nivel, a pesar de soportar numerosas lesiones y distracciones durante 2010 y 2011.

“Estuve excelente con mi driver toda la semana y mi juego corto regresó al nivel que yo esperaba”, aseguró Woods. “Mis expectativas para este año son altas, ya que quedé muy conforme con lo que mostré en 2012. Esta victoria me hace sentir bien y me da mucha confianza de cara al resto de la campaña”.

El número dos del mundo, que consiguió su octavo triunfo en Torrey Pines y el número 75 en su carrera en el PGA Tour, también se quejó del lento desarrollo de la última ronda del Farmers Insurance Open.

“Al final comencé a perder mi paciencia. La verdad es que jugar nueve hoyos en tres horas es muy lento. Por eso, me enfoqué en esperar mi turno y asegurar mis tiros con una ventaja de ocho tiros”,  manifestó Woods sobre un final de torneo que incluyó dos bogeys y un doble-bogey.

El 14 veces ganador de majors aseguró que se va de San Diego con un objetivo en mente: volver a ser el mejor del mundo.

“Para regresar a ese sitial hay que ganar torneos en tus buenas semanas y terminar Top 10 en las semanas malas. Siento que voy por ese camino”, señaló el estadounidense, que tiene como próximo desafío el WGC-Accenture Match Play Championship entre el 20 y 24 de febrero.

Deja un comentario