Tiger Woods y el Masters: Una sanción que sigue generando debate

drop

Viernes 12 de abril: Tiger Woods llegaba al hoyo 15 en la segunda ronda del Masters de Augusta y se metía en el green. Minutos después, su tiro rebotaría en la bandera y caería en el estanque ubicado a un costado. Sería el inicio de una de las polémicas reglamentarias más fuertes del último tiempo.

Mucho se ha hablado de la sanción de dos tiros que sufrió el número uno del mundo en el primer major de la temporada, basada en la Regla 20-7 que estipula que si un jugador ejecuta un golpe desde un lugar equivocado recibirá dos golpes de multa.

A pesar de que en principio no sería sancionado, el comité le dio el castigo tras conocer la opinión del mismo Tiger, quien asumió no haber jugado la pelota desde el punto más cercano posible al lugar desde donde había jugado antes, tal como lo señaló la ex encargada del comité de reglas de la USGA, Kendra Graham.

Bajo esta mirada, fue correcto que el californiano siguiera jugando, ya que la sanción estipulada por el comité está dentro del reglamento (Regla 33-7) y no ameritaba una descalificación por error grave o premeditación.

Sin embargo, un antiguo cercano a Tiger no piensa igual. Su ex caddie Steve Williams sostuvo en una entrevista en Nueva Zelanda que Woods tendría que haber sido apartado del torneo por su error.

“El jugó de forma ilegal, firmó la tarjeta y se fue del campo. En la mayoría de las circunstancias daría lugar a una descalificación si se respetaran fielmente las reglas del golf”, declaró Williams.

Otro crítico de la situación fue el español Sergio García, que comentó con dureza que “si yo sé que he firmado una tarjeta de forma incorrecta, no soy capaz de salir a jugar la tercera ronda aunque me dijesen que podría hacerlo”.

Hasta ahora el PGA Tour no se ha querido referir al respecto, al estar fuera de la organización directa del torneo, mientras que Augusta se ha hecho a un lado mostrando el reglamento. Probablemente, aún así la polémica continuará.

Deja un comentario