Miguel Ángel Jiménez, líder en The Open, Rafael Cabrera se sitúa sexto en el ecuador del torneo

Miguel Ángel Jiménez está dispuesto a dinamitar la historia. Alcanzado el ecuador de The Open, el malagueño es el jugador más admirado de todos cuantos siguen con atención las evoluciones de los mejores golfistas del mundo sobre las temidas calles y greenes de Muirfield. Se ha situado de líder y se afana en conseguir algo que merece el máximo respeto: convertirse en el jugador de mayor edad en ganar el Open Británico.

Le antecede en la gesta el mítico Jack Nicklaus, que se impuso con 46 años. Miguel Ángel Jiménez, al borde de los 50, genera los mejores sentimientos ahora que mira a todos desde lo más alto de la clasificación de la 142 edición de The Open.

Buena estrategia y sensacional manejo del putter para desbrozar los secretos de los greenes del célebre campo escocés le han llevado a liderar un torneo donde se concentra la cream de la cream del golf mundial.

Vueltas de 68 y 71 golpes, con tarjetas prácticamente carentes de fallos, sitúan a Miguel Ángel Jiménez por encima de jugadores del renombre de Tiger Woods, Lee Weswood, Henrik Stenson, Justin Johnson, todos ellos a la caza del malagueño. Quedan 36 hoyos para la gloria, todo un mundo.

Por detrás, por si fuera poco, Rafael Cabrera es sexto tras la segunda ronda, otro claro ejemplo de buen hacer a pesar de que el canario tuvo más dificultades que en la vuelta inicial, 67 y 74 golpes que sin embargo constituyen un magnífico rendimiento.

Ya en la primera jornada el arranque de Rafael Cabrera y Miguel Ángel Jiménez fue sensacional. Segundo y cuarto, respectivamente, a uno y dos golpes del líder provisional del torneo, el norteamericano Zach Johnson, canario y malagueño acaparaban elogios de medio mundo gracias a su juego sólido y preciso en ese comienzo de competición.

Con unas condiciones meteorológicas benignas, propias precisamente del clima español, Rafael Cabrera y Miguel Ángel Jiménez se adaptaron al medio a la perfección para ofrecer sendas vueltas repletas de aciertos, 67 y 68 golpes (4 y 3 bajo par).

Buenas sensaciones, además, procedentes de Gonzalo Fernández-Castaño, que acabó la primera ronda con 70 golpes para ocupar la parte media-alta de la tabla, decimoquinto lugar que parecía un buen sitio para iniciar el ascenso, una intención sin embargo rota en la segunda vuelta, completada con 79.

También salvó los muebles con gran dignidad Eduardo de la Riva, 73 golpes en una primera jornada donde los principales aspirantes al título empezaron a dar muestras de sus posibilidades. El barcelonés, todo pundonor, repitió resultado en la segunda ronda y se afianza entre los mejores.

Peor le va a Sergio García, aunque ha recuperado posiciones (75 y 73 golpes), mientras que Álvaro Quirós falló el corte a pesar de mejorar su rendimiento (77 y 74), lastrado sin duda por una lesión en la muñeca recién recuperada.

Deja un comentario