LPGA

Aquel 23 de abril del 2010, el futuro de la LPGA parecía incierto. Lorena Ochoa, quien hasta ese día poseía la cima del ranking mundial, decía adiós en el torneo Tres Marías Championship de Morelia.

Un día después, un preocupado Michael Whan, quien apenas seis meses atrás había tomado el puesto de comisionado de la LPGA, envió un correo electrónico a todas las jugadoras del Tour en el que escribió: “ella (Lorena) hizo la mejor LPGA y hará la mejor LPGA cuando no esté. La partida de Lorena como una pérdida, es una ganancia”.

A dos años de distancia, Lorena Ochoa regresará hoy al campo para disputar el Lorena Ochoa Invitational (LOI), ya no más como la número uno ni tampoco como profesional. El panorama, hoy, es muy diferente en el Tour femenil más importante de golf a nivel internacional, aunque no en realidad como se vislumbraba en aquellos momentos.

“Es cierto que el retiro de Lorena afectó al golf mexicano, estadounidense y de todo el mundo. Obviamente, perder a la jugadora rankeada en el número uno del mundo no eran buenas noticias entonces”, aseguró en entrevista con El Economista Mike Scanlan, vocero de la LPGA.

Y no lo eran tampoco porque, dos años antes, la sueca Annika Sorenstam también había optado por su retiro del golf profesional. Vinieron entonces un par de cancelación de contratos de sponsors y el adiós de Lorena.

“Pero nosotros seguimos adelante para conseguir más opciones de llevar la LPGA a México y fomentar el crecimiento del golf en su país. La ventaja es que Lorena no se ha separado del deporte y sigue siendo una figura emblemática para impulsarlo”, destacó Scanlan.

Así fue. De acuerdo con datos de la LPGA, del 2010 a la fecha el índice de televidentes en el mundo ha crecido 40% y esto sucedió gracias a que en ese año el Tour firmó un acuerdo por 10 años con Golf Channel.

Aunado a ello, gracias a la gestión acertada de Whan, la LPGA ha crecido en el número de eventos. Mientras en el 2010 contaban con 23 eventos en el mundo, para el 2011 aumentaron a 24 y este año se tienen 28 eventos en todo el mundo, aunque en México sólo se mantiene el LOI, luego de que en el 2011 desaparecieran los torneos de Bosque Real y el Tres Marías Championship, que también formaban parte de la gira. La nueva figura, Yani Tseng Sin Lorena ni Annika, la LPGA parecía perder a sus amplias dominadoras. Y aunque durante un año la clasificación del Tour estuvo en constante movimiento, en febrero del 2011 una nueva figura habría de surgir: Yani Tseng.

La taiwanesa se convirtió en todo un fenómeno mundial pues a sus 22 años fue la golfista más joven, hombre o mujer, en ganar cinco majors. Tseng le puso sabor a la competencia para convertirse en el rival a vencer, y seguramente lo será para el resto de las jugadoras que hoy estarán en el campo del Guadalajara Country Club buscando el título del LOI.

El field está también conformado por Stacy Lewis, Inbee Park, Suzann Pettersen, Ai Miyazato, ubicadas entre las primeras 10 del ranking mundial, además de Julieta Granada y la mexicana Tanya Dergal, quienes aseguran que Ochoa dejó un legado muy importante para el golf mundial.

“Lorena abrió las puertas para el golf en nuestro país y hay cientos de jugadoras que queremos ser como ella”, declaró Tanya Dergal previo a su debut en la LPGA.

Atractiva para las marcas

Tras su retiro del golf profesional, cinco patrocinadores retiraron su apoyo a la golfista: Selther, Audi, Aeroméxico, FootJoy y Callaway; no obstante, Banamex, Lacoste, Rolex, Ping y Gran Coral siguieron confiando en que la imagen de la tapatía podría ser buena para promocionar sus marcas.

Y quizá lo es. Porque, aunque Lorena Ochoa ya no juega al golf profesionalmente, se mantiene activa en el deporte dando conferencias motivacionales, participando en torneos especiales organizados por sus patrocinadores y, seguramente, hoy, en el Guadalajara Country Club, todos los reflectores apuntarán hacia ella, cuando regrese al deporte que tanto la extraña.

Deja un comentario