Los 12 enigmas de la Ryder

1. ¿Es Europa mejor que Estados Unidos? El viejo continente ha ganado cuatro de las cinco últimas ediciones y seis de las últimas ocho, pero en terreno estadounidense ha alternado victorias con derrotas desde 1987. En la secuencia ahora le tocaría victoria…

2. ¿Es McIlroy un líder? Tiene sólo 23 años y su primera Ryder Cup la jugó hace dos años, pero tiene carisma de veterano. «Es la primera vez desde Seve que los estadounidenses tienen un tipo enfrente a quien vigilar», dice Paul Azinger. Es el número 1 del mundo y a ‘match play’ es rocoso.

3. ¿Qué importancia hay que darle a los ‘rookies’? Sobre el papel, Europa tiene la ventaja de que sólo alinea uno: Nicolas Colsaerts, por cuatro Estados Unidos: Keegan Bradley, Jason Dufner, Webb Simpson y Brandt Snedeker. Pero dos de ellos han ganado ya un grande. Mickelson es un gran elemento de cohesión en este sentido.

4. ¿Invertirá su racha negativa en la Ryder Cup Tiger? Su balance en la Ryder es de 13 victorias, 14 derrotas y dos empates. El mismo reconoce que se considera culpable de esta era de éxitos europea «porque no he conseguido los puntos que debía». Tampoco tiene que fustigarse: nadie en el equipo estadounidense tiene balance positivo en la Ryder Cup. Los mejores son Stricker, Kuchar y Zach Johnson con las mismas victorias que derrotas.

5. ¿Mantendrá Sergio su racha en los foursomes? En la modalidad por parejas de golpes alternativos, Sergio García se mantiene invicto. Ocho victorias y un empate enseñan un palmarés asombroso, que rememora los tiempos de José María Olazábal y Severiano Ballesteros. Se da por hecho que seguirá de pareja con Luke Donald.

6. ¿Valdrá el peso de Olazábal como capitán? Es el mejor capitán vivo que podía haber. Tiene la experiencia de un veterano y la complicidad de todos los jugadores que le ven cada semana en la competición. Su rol es infinitamente superior al que puede desplegar Davis Love, a pesar del carisma de Michael Jordan.

7. ¿Qué jugadores pueden ser la revelación? Es muy difícil elegir uno entre los jugadores europeos, ya rodados en la competición. Especialmente importante debe ser Ian Poulter, al que Olazábal, por su espíritu, compara con Seve. «Le miras a los ojos y no hace falta decirle nada más. Sabes que lleva el gen de la competición dentro», dice el capitán. En el bando americano, el que más inquieta a Olazábal es Dufner.

8. ¿Ofrece dudas Martin Kaymer? Es el golfista que menos señales positivas ha emitido este año. Sobre todo porque intentó un cambio de swing, que ha aparcado tras el PGA y ha vuelto al punto de partida, al viejo movimiento. Pero menos de tres puntos no jugará. «He progresado mucho este último mes», recuerda.

9. ¿Cómo recibirán a Europa? El ambiente promete ser extraordinariamente ruidoso y si Estados Unidos llega por debajo el último día, quizás se asistan a situaciones que no son costumbre en los campos de golf, tipo rugidos tras un fallo y ese tipo de descortesías. Sí es cierto, que en esta ocasión no hay ningún elemento que transmita rechazo como ocurría tradicionalmente con Colin Montgomerie.

10. ¿Se ha hecho un campo para los estadounidenses? De alguna manera sí. Se ha aprovechado la distancia de muchos de sus bombarderos para no colocar un rough profundo en el que el segundo golpe sea de elevada dificultad. Pero Europa también tiene ‘ballstrikers’ como McIlroy, Colsaerts, Sergio…

11. ¿Quién dará el punto decisivo? El último sorbo de gloria fue para McDowell hace dos años. Entre los españoles sólo José María Cañizares en la Ryder Cup de 1989 ha tenido tal honor en la historia.

12. ¿Volverá Harmon con Tiger? Hoy llegaron al mismo tiempo, aunque en vehículos separados, al club y hablaron durante un rato. Hace unos meses, esta situación era bastante complicada de ver. Tiger lleva sin ganar un grande tres años y medio. Habrá que esperar acontecimientos.

Deja un comentario