Gonzalo Fernandez Castaño y Sergio García compiten desde este jueves en el Nedbank Golf Challenge

Sergio García y Gonzalo Fdez.-Castaño

Gonzalo Fernandez Castaño y Sergio García compiten desde este jueves en el Nedbank Golf Challenge, torneo que este año llega con la novedad de ser parte integrante del calendario del circuito europeo. La cuestión no es ni mucho menos baladí. No sólo cuenta para la Race to Dubai, sino que también lo hace para la Ryder Cup, objetivo principal y en mayúsculas tanto para Sergio como para Gonzalo.  Se trata, por tanto, de una buena semana para pegarle un suculento bocado a esa lista de puntos que determinará, cuando acabe el Open de Italia 2014, qué jugadores se han ganado el derecho de estar a las órdenes de Paul McGinley en Gleneagles y quiénes tendrán que esperar a ser elegidos a dedo. Y es una buena semana, sobre todo, porque el Nedbank es un torneo exclusivo, con sólo 30 jugadores, sin corte y una muy buena suma de dinero y puntos a repartir.

Gonzalo y Sergio, además, lo tienen bien encaminado hasta la fecha. El madrileño, de hecho, está dentro del equipo por la clasificación europea, mientras que Sergio está a sólo dos puestos de meterse por ránking mundial. Un buen resultado en el recorrido Gary Player de Sun City sería, sin duda, un empujón importante. Los números del torneo sudafricano lo dicen todo: entre los 30 participantes acumulan 354 victorias por todo el mundo, hay cinco ganadores de majors y 23 han conseguido al menos un triunfo este año. Palabras mayores. En el elenco están Henrik Stenson y Justin Rose, del top 5 mundial, y nada menos que 19 jugadores se encuentran en el top 50 del ránking. Gran parte de las miradas estarán puestas, como es lógico, en Henrik Stenson. El sueco vuelve a la competición después de su machada en Dubai, donde ganó la final y de paso hizo historia al conquistar la FedEX Cup y la Race to Dubai el mismo año. Por cierto, la muñeca del golfista nórdico parece estar bastante recuperada. “He pasado más tiempo metido en hielo en las últimas semanas que una botella de Moet Chandon”, reconocía entre risas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *