Entrevista a Carlos Suneson

«Querer ganar te mantiene vivo»

A punto de cumplir 22 años como profesional, Carlos Suneson (Las Palmas, 1967) no pierde la ilusión por jugar al golf. Luchador incansable, las ganas de superarse y el hambre de triunfos han podido con todos los obstáculos que la vida le ha puesto por delante. En plena madurez golfística, el jugador de padre sueco y madre inglesa encara la nueva temporada con energías renovadas y con ganas de resurgir tras un año 2011 algo irregular.

¿Qué tiene el golf para que uno pueda dedicarse a ello de manera profesional durante 22 años y mantener intactas las ganas de seguir creciendo?

Hay muchas cosas; primero que me encanta el deporte y todo lo que ello supone. Levantarse por la mañana para entrenar, mantener la forma física, seguir siendo competitivo… La competitividad me apasiona y después de un par de años en los que he dado un bajón ahora que noto que vuelvo a mejorar tengo más y más ganas de seguir. Además, en lo económico mi profesión me permite vivir a mí y a mi familia; así que mientras todo siga así seguiremos.

¿Por qué empezó a jugar al golf?

Por mi abuelo inglés. Él fue quien nos inició a mi padre y a mí en este deporte.

¿Qué ha cambiado entre aquel jugador de 22 años que se pasó a profesional y el de ahora?

Creo que ahora estoy mejor que entonces. En deporte cuando eres más joven piensas menos que cuando eres más veterano. Te crees que puedes con todo. Luego te das cuenta que, hoy en día, hay mucha gente luchando igual que tú, hay mucha competición y es muy difícil. Pero en cuanto al juego creo que ahora juego mejor que antes pese a que los resultados no digan lo mismo.

¿Cuál ha sido el balance del año 2011?

Ha sido un año malo, sinceramente. Pero yo soy una persona positiva y creo que no hay que pensar en el porqué de las cosas sino que hay que jugar y hacerlo bien. Nos refugiamos en cosas externas como entrenadores, preparadores físicos, psicólogos, etc. Pero al final el talento lo tienes tú mismo. Lo que hay que hacer es trabajar, ser positivo y jugar al golf lo mejor posible. Así es el golf. Cada uno tiene sus baches y sus momentos de plenitud.

¿Cuáles son los objetivos para el nuevo año?

Pues lo importante es jugar bien. Cuando uno juega bien se abren puertas y cuando juega mal se cierran. Este año he perdido mucho ranking y no voy a tener muchos torneos. El objetivo es jugar bien al golf y, a partir de ahí, se irán abriendo puertas.

¿Cuál es el sueño que aun no ha cumplido como golfista?

Muchos. Seguir jugando bien, mejorar mi currículum como jugador profesional, seguir alcanzando metas y seguir disfrutando de ésto y ser competitivo. Y, por supuesto, querer ganar. Cada vez que juego un torneo lo hago con la intención de ganar. Querer ganar te mantiene vivo.

Su mayor éxito profesional fue la victoria en el Open de Saint Omer en 2007. ¿Cree que en el futuro podría repetir otro gran éxito como éste?

Sí, es una ilusión que tengo. He ganado ya siete veces en el Challenge tour y una en el Circuito Europeo. Cualquier victoria como profesional es muy importante. Yo sinceramente creo que sí puedo ganar. Estoy jugando mejor que antes y, si sigo trabajando así, creo que puedo ganar.

¿Es el golf un deporte más de artistas o de atletas?

De ambos.  Hoy en día, con la irrupción de Tiger Woods, se ha vuelto más de atletas porque hay muchos campeonatos, la gente cada vez le pega más fuerte a la bola y no se ven tantas barrigas como antes en los circuitos profesionales. Pero, por otro lado, se necesita ser artista para jugar al golf. Ambas cosas tienen importancia.

¿Qué ha significado Jason Floyd en su carrera?

La verdad que me ha ayudado mucho. Es más un amigo que un profesor. Creo que es uno de los mejores profesores en Europa hoy en día. Los primeros años con él no tuve muchos resultados, pero en el último año y medio la evolución que he tenido ha sido espectacular. Yo siempre he sido muy fiel a él.

¿Cuál ha sido el mayor obstáculo que ha superado en su carrera?

La diabetes. Me la detectaron a los 27 años. Perdí mucho peso y los médicos me dijeron que la enfermedad era incompatible con el deporte profesional;  llegaron a recomendarme que lo dejase. Pero fuí a visitar a otro médico y me dijo que era posible continuar mi carrera deportiva aunque con mucho esfuerzo. Esto ha supuesto un gran reto en mi carrera y aún hoy lo sigue suponiendo. Esta circunstancia, tengo que reconocerlo,  me ha hecho más fuerte y más humilde.

¿Ha pensado qué hará cuando finalice su carrera?

Muchas cosas. Por ejemplo abrir un restaurante. De todos modos, ahora mismo no pienso en lo que haré cuando me retire. Creo que para ser deportista solo puedes pensar en una cosa. Ese es mi reto. Cuando llegue el momento en el que haya que tomar la decisión, lo haremos.

¿Cómo ve la situación actual del golf canario?

Hay que hacer que a la gente le guste el golf como deporte. Normalmente los niños se fijan más en el fútbol ya que también es lo más fácil y accesible. Para jugar al golf hay que ser socio de un club, lo que dificulta aun más las cosas.
La Federación está haciendo lo posible por encontrar talentos, pero sería fantástico contar con campos públicos donde se pudiera formar a muchos jóvenes.

¿Qué cree usted que se podría mejorar para que más jóvenes canarios  llegaran donde lo ha hecho usted o, por ejemplo, Rafael Cabrera?

Talentos hay muchísimos, lo que hace falta es el hambre de triunfar. Eso conlleva un enorme sacrificio. Yo cuando era pequeño veía por la tele a Tom Watson o Jack Nicklaus y venía al campo de golf para imitar su swing: soñaba con ser como ellos. Hoy en día Internet, Play Station, etc., son elementos negativos para el deporte ya que nos hacen perder un tiempo que, antiguamente, se dedicaba a otras cosas como por ejemplo practicar deporte.

Fuente: FCG.

Un comentario para “Entrevista a Carlos Suneson”

Deja un comentario