El difícil momento de Rory McIlroy

World Golf Championships-Cadillac Championship - Round Two

Nadie creyó que en tan pocos meses la solidez demostrada por Rory McIlroy en 2012 se viera en peligro por el alza en el juego de Tiger Woods. Sin embargo, todo esto encuentra explicaciones en diversos motivos que analizaremos a continuación.

En primer lugar, el joven norirlandés hizo un cambio de equipamiento que conlleva una adaptación lógica de tiempo, por más que algunos insistan en decir que “no es la flecha sino el indio”. McIlroy, en mi concepto, tiene el mejor swing del planeta hoy por hoy y debe jugar mucho más para que adquiera confianza con su nueva herramienta de trabajo. Eso sí, debe hacerlo en competencia.

Cuando todos esperaban la presencia del mejor del mundo en Copperhead, el número uno del planeta no puso su nombre en el Tampa Bay Championship y tampoco lo hizo en Bay Hill, hecho que no demuestra una intención concreta por sumar horas de competencia con sus nuevos palos Nike. Justo esto en momentos donde Tiger ha vuelto a sus viejas andanzas, conquistando títulos en los pocos torneos que juega.

Por otra parte, su decisión de no terminar la segunda ronda en el PGA National cuando se sabía que no estaría el fin de semana por los malos resultados en la cancha no fue la mejor. Sin embargo, debo admitir que es de resaltar la madurez con la que el joven de 23 años admitió su error públicamente y pidió disculpas, un hecho que reafirma lo que pienso de Rory tras haberlo entrevistado en varias ocasiones.

A su corta edad Rory demuestra porque nadie lo supera en el ranking mundial, ya que en este juego la cabeza tiene tanta importancia como el cuerpo. Su mentalidad es mejor que la de muchos veteranos.

De todos modos, sus números no son los mejores en 2013. A pesar de que solamente han pasado  tres meses desde que levantó su último trofeo en Dubai, este año el norirlandés ha cosechado un corte fallado en Abu Dhabi, una eliminación en la primera ronda del WGC-Accenture Match Play, el famoso retiro en el Honda Classic y apenas un sólido octavo lugar gracias a una gran ronda final de 65 golpes en el WGC-Cadillac en Doral.

Sin duda alguna, la sorpresa sería mayúscula para el mundo del golf si la próxima semana Woods consigue gritar campeón en el Arnold Palmer Invitational, debido a que desplazaría del primer lugar del ranking mundial al mejor jugador del PGA y European Tour durante la temporada pasada y también triunfador del último major de 2012.

Deja un comentario