Dramático playoff entre Shin y Creamer se definirá este lunes en Virginia

shin

La noche ya se había echado encima de Virginia y el chárter con todas las jugadoras rumbo al British Open estaba despegando. Bueno, con todas no, faltaban dos…

En ese mismo instante, Paula Creamer y Jiyai Shin se veían las caras por décima vez en el tee del hoyo 18 del River Course del Kingsmill Resort. Iban a jugar su noveno hoyo de desempate, récord en la historia del LPGA Tour. Habían empatado los ocho anteriores con par, jugando siempre el 18. Creamer estaba sobre su bola, driver en mano, dispuesta a pegar una vez más su golpe de salida, pero se frenó. “¿Y si lo dejamos?”, le preguntó a Shin. “Estoy puesta sobre la bola y se ve más la cabeza blanca del palo que la bola”, apuntó Paula. “Sí, lo dejamos”, contestó sin vacilar la coreana.

Las dos jugadoras están citadas hoy lunes a las tres de la tarde en el tee del hoyo 16 para intentar dilucidar de una vez quién gana el Kingsmill Championship.

El torneo, como es lógico, se pudo acabar mucho antes. Creamer tuvo la primera gran oportunidad antes siquiera de empezar el playoff. La norteamericana salió a jugar el último hoyo regular con un golpe de ventaja sobre Shin, pero despedició la posibilidad con un tripateo doloroso. El putt de par tenía algo menos de dos metros…

Shin también pudo ganar antes de que el campo se quedara en penumbra. La coreana falló un putt de dos metros en el primer hoyo de desempate que le habría dado la victoria. Fueron pasando los hoyos y se fueron sucediendo los pares. No es normal asistir a un playoff tan largo, pero buena parte de culpa la tuvo el propio hoyo. “La posición de la bandera era realmente difícil y el birdie estaba casi imposible”, reconocía Creamer. Conclusión: ambas jugadoras fueron asegurando pares sin arriesgar más de lo debido. Lo último que una quiere cuando juega un desempate es regalarlo. Si te tienen que ganar, que lo hagan con birdie.

Por este motivo, el desempate comenzará hoy en el hoyo 16. El principal inconveniente de este playoff histórico, sólo superado de momento por el que ganó después de diez hoyos Jo Ann Prentice en el Corpus Christi Civitan Open en 1972, cuando aún no existía el LPGA Tour, es que el jueves arranca el British Open en Hoylake. Creamer y Shin no llegarán a Royal Liverpool, como pronto, hasta el martes.

Al margen del playoff, hay que destacar una vez más la actuación de Azahara Muñoz. La española firmó el sexto top ten de la temporada temporada. Acabó en la novena posición tras entregar una tarjeta final de 71 golpes para un total de -11, a cinco impactos de Creamer y Shin. La malagueña terminó con dos birdies en el 15 y en el 16 para hacer el par del campo y ganarse un sitio en el top ten.

La mejor española el domingo, no obstante, fue Beatriz Recari (-6). La jugadora navarra consiguió sacarse la espina de dos vueltas discretas el viernes y el sábado y firmó la cuarta mejor tarjeta del día (67 golpes). Remontó más de veinte posiciones y terminó en el puesto 25º. Por su parte, Belén Mozo (-5) no tuvo un buen día con los hierros y no pudo rematar el torneo como le hubiera gustado. Entregó una tarjeta de 74 golpes, con un solo birdie y cuatro bogeys y descendió al puesto 32º.

Las tres españolas, junto a Carlota Ciganda, disputarán esta semana el último Grande de la temporada, el British Open.

La noche ya se había echado encima de Virginia y el chárter con todas las jugadoras rumbo al British Open estaba despegando. Bueno, con todas no, faltaban dos…

En ese mismo instante, Paula Creamer y Jiyai Shin se veían las caras por décima vez en el tee del hoyo 18 del River Course del Kingsmill Resort. Iban a jugar su noveno hoyo de desempate, récord en la historia del LPGA Tour. Habían empatado los ocho anteriores con par, jugando siempre el 18. Creamer estaba sobre su bola, driver en mano, dispuesta a pegar una vez más su golpe de salida, pero se frenó. “¿Y si lo dejamos?”, le preguntó a Shin. “Estoy puesta sobre la bola y se ve más la cabeza blanca del palo que la bola”, apuntó Paula. “Sí, lo dejamos”, contestó sin vacilar la coreana.

Las dos jugadoras están citadas hoy lunes a las tres de la tarde en el tee del hoyo 16 para intentar dilucidar de una vez quién gana el Kingsmill Championship.

El torneo, como es lógico, se pudo acabar mucho antes. Creamer tuvo la primera gran oportunidad antes siquiera de empezar el playoff. La norteamericana salió a jugar el último hoyo regular con un golpe de ventaja sobre Shin, pero despedició la posibilidad con un tripateo doloroso. El putt de par tenía algo menos de dos metros…

Shin también pudo ganar antes de que el campo se quedara en penumbra. La coreana falló un putt de dos metros en el primer hoyo de desempate que le habría dado la victoria. Fueron pasando los hoyos y se fueron sucediendo los pares. No es normal asistir a un playoff tan largo, pero buena parte de culpa la tuvo el propio hoyo. “La posición de la bandera era realmente difícil y el birdie estaba casi imposible”, reconocía Creamer. Conclusión: ambas jugadoras fueron asegurando pares sin arriesgar más de lo debido. Lo último que una quiere cuando juega un desempate es regalarlo. Si te tienen que ganar, que lo hagan con birdie.

Por este motivo, el desempate comenzará hoy en el hoyo 16. El principal inconveniente de este playoff histórico, sólo superado de momento por el que ganó después de diez hoyos Jo Ann Prentice en el Corpus Christi Civitan Open en 1972, cuando aún no existía el LPGA Tour, es que el jueves arranca el British Open en Hoylake. Creamer y Shin no llegarán a Royal Liverpool, como pronto, hasta el martes.

Al margen del playoff, hay que destacar una vez más la actuación de Azahara Muñoz. La española firmó el sexto top ten de la temporada temporada. Acabó en la novena posición tras entregar una tarjeta final de 71 golpes para un total de -11, a cinco impactos de Creamer y Shin. La malagueña terminó con dos birdies en el 15 y en el 16 para hacer el par del campo y ganarse un sitio en el top ten.

La mejor española el domingo, no obstante, fue Beatriz Recari (-6). La jugadora navarra consiguió sacarse la espina de dos vueltas discretas el viernes y el sábado y firmó la cuarta mejor tarjeta del día (67 golpes). Remontó más de veinte posiciones y terminó en el puesto 25º. Por su parte, Belén Mozo (-5) no tuvo un buen día con los hierros y no pudo rematar el torneo como le hubiera gustado. Entregó una tarjeta de 74 golpes, con un solo birdie y cuatro bogeys y descendió al puesto 32º.

Las tres españolas, junto a Carlota Ciganda, disputarán esta semana el último Grande de la temporada, el British Open.

Deja un comentario